Cómo asegurar tu red WLAN en casa

COMPARTIR 0 TWITTEAR

WifI

Con el paso del tiempo, las nuevas tecnologías han pasado de ser una herramienta de ocio doméstico a convertirse en una parte importante de nuestras vidas, ya que no solo recurrimos a ellas para pasar el tiempo en algo entretenido, sino que ahora las usamos para llevar la contabilidad del hogar, revisar el historial médico, acceder a nuestras cuentas bancarias, alojar fotografías y datos personales y de más situaciones que pueden causarnos un problema si alguien no autorizado accede a esta información.

Además, la forma más habitual de conexión en los hogares es a través de la conexión inalámbrica o Wi-Fi, un tipo de conexión que nos evita depender de un cable, pero no asegurar nuestra red de forma correcta sería el equivalente a tener una puerta de casa sin cerradura o fácilmente accesible, algo que siempre tratamos de evitar para mantener a salvo nuestras pertenencias e identidad.

Es por ello que disponer y aplicar medidas de seguridad en nuestra red WLAN (Wireless Local Area Network) es algo necesario si queremos protegernos de posibles intrusiones o robos de información, de hecho, como se informa desde este artículo de 1and1, existen diferentes métodos y configuraciones que podemos llevar a cabo para blindar nuestra conexión y lograr así el nivel de seguridad óptimo.

Este aspecto relacionado con la seguridad es realmente importante y algo a tener en cuenta en cualquier ámbito donde trabaje una red Wi-Fi. De hecho, desde Rootear ya hemos aportado soluciones en este sentido para lograr que nuestro entorno sea menos vulnerable a posibles robos inesperados.

Este tipo de consejos son muy recurrentes tanto en medios especializados en el ámbito tecnológico como en los medios más generalistas, tanto es así que podemos leer consejos relacionados con este aspecto en El País e incluso en blogs de Movistar, todos ellos destinados a ayudarnos en las medidas que debemos tomar para no sufrir ningún percance y estar a salvo de cualquier conexión no autorizada o robo de información.

Dentro de toda la información que nos encontramos, podemos indicar que unas buenas prácticas en relación a nuestra conexión WLAN son las siguientes:

  1. Actualizar nuestro router a la última versión disponible: Estas actualizaciones ofrecen parches de seguridad que evitarán la explotación de posibles agujeros
  2. Cambiar la configuración por defecto: Nombre y usuario de acceso al router, el nombre de la red, la contraseña, etc.
  3. Hacer uso de cifrado WPA2: Este método de cifrado es el más seguro hasta la fecha.
  4. Hacer uso de una contraseña fortificada: Cuanto más compleja sea y menos obvia, mejor, de hecho la mejor solución es mezclar números y letras a lo largo de toda la clave de acceso.
  5. Ocultar nuestra red: De esta forma será más complicado que una persona ajena a nosotros logre localizarla o acceder a ella.
  6. Activar el filtrado MAC: Indicando únicamente nuestros equipos y dispositivos y denegando la conexión a cualquier otro que no sean los indicados.
  7. Desactivar el servicio DHCP: Esta medida no es tan segura, pero nunca está de más, ya que desactivando este servicio será necesario configurar la tarjeta de red con una dirección IP válida y con la dirección IP de la puerta de enlace, es decir, del router.

No cabe duda que la seguridad total no existe en el ámbito tecnológico, pero desde luego podemos afirmar que poniendo en marcha este tipo de medidas y obteniendo información y documentación especializada en páginas o sitios dedicados a ello, es más que probable que nunca lleguemos a tener ningún acceso no autorizado a nuestra red, por lo que habremos logrado nuestro objetivo de proteger nuestro hogar.

Archivado en Consejos, Red Wifi, Seguridad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs