Configuración básica de una red Wi-Fi

COMPARTIR 0 TWITTEAR

No hay duda de que las redes Wi-Fi se han convertido en la conexión más popular para acceder a la red de redes. Por esto, hoy explicaremos todo lo necesario para que podáis configurar vuestra Wi-Fi vosotros mismos. Podréis, desde aumentar la seguridad del punto de acceso Wi-Fi de vuestro router para que ningún extraño se conecte, hasta entender y modificar la mayoría de los ajustes y aumentar la velocidad a la hora de usar vuestra conexión a internet.

Logo Wi-Fi preparado para destacada

Seguro que alguna vez habéis pensado en la complicidad de vuestra clave Wi-Fi, u os habéis preguntado cómo cambiar el nombre de vuestra conexión. Quizás también os ha preocupado la seguridad de vuestra red inalámbrica, y si sería fácil que alguien extraño pudiera conectarse a ella..

Así pues, si alguna vez habéis pensado en esto, y queréis cambiar la configuración de vuestra red Wi-Fi, hoy os traemos cómo hacerlo paso por paso.

Configura tú mismo tu red Wi-Fi

Lo primero que debemos hacer es obtener la dirección IP de nuestro router Wi-Fi, pues con dicha dirección accederemos a la web donde podremos administrar la configuración del router. En la gran mayoría de los casos suele ser 192.168.1.1, así que probaremos a escribirla en la barra de dirección de nuestro navegador.

Puede ser que esa IP no sea la correcta, así que deberemos conseguir la dirección por nuestros propios medios. Para esto, utilizaremos la aplicación de consola Símbolo del sistema. Podemos encontrarla realizando una búsqueda en nuestro ordenador, tecleando el nombre de este programa en el cuadro de búsqueda del menú inicio si usamos Windows 7, o tecleando también el nombre Símbolo del sistema directamente cuando nos encontremos ante el menú inicio Modern UI, en el caso de que estemos utilizando Windows 8. Y si pertenecéis al todavía gran grupo de usuarios de Windows XP, podéis encontrarlo en Todos los programas>Accesorios.

Una vez abierto, deberemos introducir el comando “ipconfig”, el cual nos mostrará la información más relevante de la configuración de red TCP/IP, de forma similar a la de la imagen.

Información mostrada por el comando ipconfig

Como vemos resaltado en la imagen, entre la información nos aparecerá la IP de la Puerta de enlace predeterminada, ésta será la dirección IP de nuestro router, la cual deberemos poner en la barra de dirección del navegador.

Si estáis usando Linux, el proceso que deberéis seguir es similar al de Windows, pues en vez de abrir el Símbolo del sistema deberéis abrir la Terminal, e introducir el comando “ifconfig”.

Accediendo a la configuración

Tras averiguar la IP del router, la introduciremos en la barra de direcciones de nuestro navegador. Así, tendremos delante la web para administrar nuestro router.

Por seguridad, se nos pedirá Usuario y Contraseña. Estos datos, por defecto en la gran mayoría de routers, suelen ser “admin” en ambos campos.

Si estos datos no son los predeterminados, y nunca se han modificado, deberemos hacer una búsqueda en internet o echar un vistazo al manual de nuestro router, para averiguar cuales son los datos por defecto de éste.

Configurando nuestra Wi-Fi

Una vez dentro de la web deberemos buscar el apartado de configuración Wi-Fi. Puede aparecer en distintos menús, aunque suele aparecer en un apartado propio llamado Wi-Fi o Wireless, o dentro del menú Básico. De todas formas, sólo se trata de ir explorando las distintas categorías y submenús hasta dar con los ajustes que buscamos.

En la imagen que tenemos debajo, aparecen todas las opciones que vamos a explicar a continuación. Algunas de las que aparecen no las trataremos, puesto que sólo nos centraremos en lo más básico.

Configuración apartado Wi-Fi de router

Visto las que aparecen en la imagen, y que aparecen también en vuestro router, comenzamos a ver para que sirven las opciones más básicas:

  • Activar / Desactivar WLAN: Con esta opción podremos, simplemente, activar o desactivar el punto de acceso Wi-Fi de nuestro router, manteniendo la conexión por cable funcionando. Esta opción viene muy bien cuando queremos deshabilitar el Wi-Fi y nuestro router no dispone de un botón físico para ello.

  • Modo: Este apartado deberíamos dejarlo con la opción 802.11b/g/n. Existen varias versiones del estándar Wi-Fi. La versión n es la más acertada para escoger de las utilizadas actualmente por nuestros dispositivos, ya que es más rápida que las anteriores versiones b y g, pero siempre está bien ofrecer compatibilidad desde nuestro router a estas versiones más antiguas, por si utilizamos algún dispositivo que las use.

  • Canal: Disponemos de 13 canales donde elegir para que trabaje nuestro router. Cada canal posee una determinada frecuencia para transmitir información. Si notamos cortes o lentitud en nuestra conexión Wi-Fi, puede ser que nuestra red se esté solapando con otra. Para solucionarlo podemos cambiar el canal de nuestro router hasta dar con uno que nos funcione correctamente, o utilizar software que nos ayude a escoger el adecuado.

  • Nombre de la red Wi-Fi o SSID: Será el nombre que aparecerá cuando busquemos redes Wi-Fi desde un dispositivo. Aquí podremos cambiarlo a nuestro gusto.

  • Ocultar difusión / Ocultar SSID: Esta opción nos permitirá que nuestra red no aparezca cuando alguien busque dónde conectarse. Añade un plus de seguridad a nuestra conexión, ya que para conectarse a ésta, además de conocerse la clave debe conocerse también el nombre.

  • Seguridad / Autenticación: Aquí debemos escoger el sistema que nuestro router utilizará para identificar a los usuarios que deben poder conectarse al punto Wi-Fi. La mejor opción es WPA-PSK, ya que el sistema WPA es mucho más seguro que el sistema WEP, ya que éste último ya se ha demostrado que puede ser muy fácil de quebrantar. Además el añadido “-PSK” quiere decir que funciona mediante una clave precompartida, es decir, con una contraseña que el usuario debe conocer para conectarse a la red Wi-Fi. También puede ser interesante, en ciertos momentos, querer disponer de una Wi-Fi sin clave, esto podremos hacerlo eligiendo la opción que diga “Abierta” o similar. Esto puede estar bien para momentos o días puntuales, por ejemplo, si hay una reunión en tu casa, pero se desaconseja completamente dejar nuestra conexión Wi-Fi sin contraseña de forma continua.

  • Clave Wi-Fi: En este campo podemos escribir la contraseña que queramos para nuestra red. Además, también nos será útil en el caso de que no recordemos dicha clave, pues normalmente es visible en dicho campo, y no aparece representada como puntos o asteriscos.

Por último, debemos recordar lo más importante: guardar los cambios que hemos efectuado. Si olvidamos hacer clic en el botón para aplicar la nueva configuración, toda ésta se perderá.

Archivado en Internet, Redes inalámbricas, Seguridad, Wi-Fi
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs