Consejos para proteger tu identidad en webs y redes sociales

Te contamos algunos secretos para proteger tu identidad digital.

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Así como velamos por nuestra seguridad física y mental, también debemos cuidar nuestra versión digital. Este nuevo mundo donde la economía se desarrolla velozmente funciona con claves y códigos que constituyen nuestra identidad, los cuales pueden ser hackeados si no implementamos herramientas que los protejan.

Protége tu identidad en webs y redes

¿Qué debes hacer para proteger tu identidad 2.0?

La identidad digital, también conocida como identidad 2.0 es la versión que una persona real tiene en internet. Está compuesta por fotos, correo electrónico, claves, códigos y muchos otros datos que aportamos cuando realizamos cualquier actividad en la web.

A medida que vamos usando el internet se va formando nuestra identidad digital. Cada vez que ingresamos a la página web de nuestro negocio, enviamos un e-mail, descargamos un documento o capturamos una imagen nos estamos fortaleciendo en ese maravilloso mundo virtual.

Nuestro yo digital está compuesto por muchos datos, de manera que, si no lo protegemos, así como nos protegemos con chaquetas cuando hace frío, o con un paraguas cuando llueve, un hacker puede robar nuestra información, utilizarla y complicarnos la vida.

Protege tus datos

Para evitar ser saboteados es importante el uso de servicios que protejan nuestra privacidad online, como por ejemplo con una VPN que es una red privada virtual encargada de encriptar la navegación por internet para cuidar nuestra identidad y garantizar una navegación segura.

Con este servicio de seguridad será imposible que nos rastreen así que podremos utilizar cualquier red de Wi-Fi, incluso las públicas sin temor a ser hackeados. Y continuar construyendo nuestra identidad para hacernos más visibles en los motores de búsqueda.

Conexión encriptada

Clasifica tu perfil privado

Si nuestro perfil en las redes sociales está público cualquier desconocido podrá tener acceso a nuestras fotos, textos y cualquier otra información que hayamos publicado. Para que eso no ocurra debemos visitar el sitio web, ingresar a nuestra cuenta y cambiar el perfil a privado, por medio de los ajustes.

Antes de realizar estos cambios es recomendable leer las instrucciones del portal y poder estar seguros de que mantendrá nuestra información privada.

No respondas comentarios inapropiados

Cuando se tiene un sitio web dedicado a ventas, una de las claves para el éxito es tener una sección de comentarios donde los clientes pueden dejar sus dudas, pero en ocasiones puede salirse un poco de control.

Y si bien crear polémica puede ser conveniente en algunos casos, resultando ventajoso para subir nuestro número de seguidores, en el caso de preguntas fuera de lugar que puedan comprometernos, es mejor guardar silencio y dejar el espacio en blanco.

Lo mismo aplica para comentarios obscenos, malintencionados o que denigran de forma arbitraria el servicio, los cuales podemos obviar o eliminar, para mantener nuestra sección limpia y permitiendo solo aquellos que realmente aporten algo positivo a la web.

Filtra el contenido que subes

No todo lo que nos parece bien, es visto de la misma manera por el resto de las personas. Puede que una foto en la que simulas ahorcar a tu hermano menor te parezca graciosa, mientras que en el resto de la comunidad cree una conmoción porque la ven como abuso infantil.

Siempre debemos tener presente que nuestra identidad online se forma al igual que nuestra vida real, por eso debemos evaluar el impacto que tendrán nuestras publicaciones antes de realizarlas.

Esto, fuera de las redes sociales, recibe una mayor importancia. En las RRSS suelen encontrarse nuestro círculo de amigos, que entenderán rápidamente que cualquier publicación “inapropiada” se trata solo de una broma.

Pero cuando se trata de una web que visitan cientos o miles de desconocidos, el contenido debe ser neutro, evitando cualquier malentendido o que algún usuario se sienta ofendido, de lo contrario, nuestra reputación caerá rápidamente.

Cierra la sesión al terminar

No debemos suponer que la sesión que hemos iniciado en el banco, en nuestro correo o cualquier otra página se cerrará al culminar nuestro tiempo en el centro de navegación pública. Estas máquinas no se reinician al abandonarlas, de manera que el siguiente usuario que use el ordenador podrá acceder a ellas.

Con un poco de suerte esa persona solo va a stalkear tu cuenta y luego cerrará la sesión para iniciará una con sus datos. Pero en un mal día podría suceder que suba contenido prohibido, haga comentarios inapropiados desde tu cuenta y posteriormente cambie tu clave.

Hackers de cuentas

Revisa tu huella digital

Ingresa a Google y escribe el nombre de usuario de tus redes para que conozcas la información sobre ti que las demás personas pueden ver. Es una forma de evaluar tu presencia en la web, y poder mejorarla.

Al realizar esta tarea podrás ver las fotos que has colgado y las que han publicado otras personas y te han etiquetado porque también aparece tu imagen.

Archivado en Internet, Privacidad, Seguridad, Seguridad en redes
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion