Cómo cambiar el DNS en Linux para navegar más rápidamente

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Hace varios días os explicábamos cómo cambiar el DNS por defecto en Windows para obtener las ventajas que nos ofertan otros servidores ajenos a los que nos ofrece nuestro ISP. Como sabemos que no todos los que nos leéis utilizáis Windows, hoy vamos a explicar el procedimiento para cambiar el DNS, pero en este caso será para nuestro querido Sistema Operativo Linux.

Servidor

Desde que en Rootear aprendimos varias razones para utilizar un servicio DNS de un proveedor externo, decidimos explicar cómo cambiar nuestro DNS en los Sistemas Operativos más comunes. Hace algunos días pudimos explicaros cómo cambiarlo en Windows y hoy es el turno de Linux.

Me gustaría enumerar, como breve repaso, las principales ventajas de usar un DNS diferente:

  1. Posibles mejoras de velocidad
  2. Posibles mejoras de fiabilidad
  3. Controles parentales
  4. Protección contra phising
  5. Elementos de seguridad
  6. Acceder a contenido bloqueado por geolocalización
  7. Hacer un by-pass a la censura

Cambiando el DNS

Cómo cambiar DNS en Linux

1. Abrimos el Terminal.

2. Escribimos: nano /etc/resolv.conf. Con esto abrimos el archivo resolv.conf con el editor del Terminal. En dicho archivo se encuentra la configuración del DNS.

3. Buscamos las líneas que empiezan con nameserver.

4. Desplazamos 2 líneas hacia abajo los DNS por defecto y en las líneas que quedan libres escribimos nameserver seguido de un espacio y la dirección del servidor DNS que queramos establecer. En la siguiente línea escribimos lo mismo, pero en este caso pondremos la dirección IP del DNS secundario. Nosotros hemos usado los servidores públicos de Google, 8.8.8.8 como principal y 8.8.4.4 como secundario, por si falla el primero. Debería quedar como en la imagen de arriba, aunque en mi caso he borrado los DNS que venían por defecto.

5. Guardamos pulsando Ctrl+O y después pulsamos Intro para sobreescribir.

También podemos poner otro DNS, los que queramos, desde el DNS interno de nuestra empresa hasta otro DNS alternativo. Siempre en otra línea, ya sea debajo o encima, dependiendo de la preferencia que le queramos dar. El primero será el que más preferencia tenga.

En este tutorial hemos escogido los servidores de Google porque por norma general suelen ser más rápidos y fiables que los demás, aunque no todo lo que reluce es oro.

Como hemos visto es sumamente fácil cambiar nuestro servidor DNS por defecto y beneficiarnos de unos privilegios que, si bien no los percibimos a simple vista, a la larga lo agradeceremos.

Archivado en DNS, ISP, Seguridad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs