¿Es mejor una aplicación web o una aplicación de escritorio?

¿Es mejor una aplicación web o una aplicación de escritorio?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Portatil

En el día de ayer estuvimos viendo Skype for web, el esperado salto a la web de la popular aplicación de mensajería de Microsoft, un salto muy natural en la época que vivimos y donde nos preguntamos si es mejor hacer uso de estas nuevas soluciones web o seguir trabajando con las aplicaciones de escritorio, ya que cada una de ellas nos ofrece un funcionamiento similar, pero existen grandes diferencias entre ambas que nos harán decantarnos por una u otra.

Llegar a un acuerdo sobre cual es mejor se antoja complicado, por lo que vamos a tratar de enumerar las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas, añadiendo unas conclusiones al final.

Aplicaciones clásicas de escritorio

Estas aplicaciones son las clásicas, las de siempre, las que debemos descargar e instalar en nuestro sistema operativo para hacer uso de ellas.

Ventajas

  1. Este tipo de software suele ser más completo que su versión web
  2. Permite hacer uso de un mayor número de recursos, CPU y RAM del equipo
  3. Ofrecen más estabilidad y posibilidad de recuperación en fallo

Inconvenientes

  1. Están totalmente vinculadas al sistema operativo, por lo que si para nuestro sistema no existe la aplicación, nos quedamos sin ella.
  2. Ocupa espacio en disco y en ocasiones y según que software sea, mucho espacio.
  3. Solo podemos trabajar con ellas en nuestro equipo, por lo que si no tenemos acceso a él, dejamos de tener acceso a la aplicación

Aplicaciones web

Son aquellas a las que se accede y se trabaja sobre ellas desde un navegador web.

Ventajas

  1. Se abstraen totalmente del sistema operativo, con tan solo tener conexión a Internet y un navegador web, ya podemos usarla
  2. Están disponibles las 24h del día, los 365 días del año, en cualquier parte del planeta.
  3. Se puede utilizar sin ser administrador del equipo, sin instalar nada y sin ejecutar nada más que el navegador de confianza y por lo tanto con más seguridad y menos agujeros que el software tradicional.

Inconvenientes

  1. Necesitan, sí o sí, conexión a Internet, por lo que si no tenemos o la que tenemos es de mala calidad, tendremos un problema
  2. Si la aplicación es muy pesada, el rendimiento afecta en su totalidad al navegador web, un tipo de software que no está destinado a soportar tanta carga y puede terminar fallando
  3. Por lo general, las versiones web suelen contar con funciones más reducidas que la aplicación clásica y esto es algo que podemos echar en falta en algún momento

Conclusiones

Como podemos ver, todas ellas cuentan con grandes ventajas y sus correspondientes inconvenientes, pero podríamos decir que para trabajar con aplicaciones muy pesadas, lo mejor sería optar por la aplicación clásica, mientras que si necesitamos usar aplicaciones de mensajería, almacenamiento, etc., podemos perfectamente trabajar en su versión web, pero obviamente este es nuestro punto de vista y al final se impondrán más los gustos personales de cada usuario que los datos técnicos de cada tipo de aplicación

Para gustos está el software y cada usuario deberá evaluar en cada situación por el tipo de modelo de aplicación que se decanta.

Archivado en Aplicaciones web, Software, Windows 10
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs