Haz que nadie pueda instalar extensiones en tu Google Chrome

COMPARTIR 0 TWITTEAR

extensiones-google-chrome

Google Chrome es el navegador más popular y más utilizado en el mundo, a su buen funcionamiento y rendimiento se le suma la inmensa cantidad de extensiones que existen para él, por lo que gracias a estas aplicaciones que podemos añadir a nuestro navegador, podremos lograr una herramienta de navegación web de lo más completa, con una infinidad de funcionalidades extra que podremos haber añadido.

Ahora bien, estas extensiones no nos siempre bienvenidas, ya que algunas pueden ser contraproducentes para nuestros intereses o nuestra compañía, por ejemplo, si hablamos de extensiones para evitar publicidad, conexiones a servidores proxy, descargas de contenido multimedia, etc., por lo que podemos optar por poner en marcha un buen truco para evitar que nadie pueda instalar extensiones en Google Chrome.

El proceso es relativamente sencillo, ya que bastará con seguir estos pasos:

  1. Abre un nueva página en Google Chrome con la siguiente dirección: chrome://version/
  2. Localiza el punto que indica Ruta del perfil y copia esa ruta completa
  3. Pega esa ruta en tu explorador de archivos
  4. Localiza el directorio llamado Extensions
  5. Modifica los permisos, agrega el usuario Todos y deniega la escritura para ese usuario
  6. Aplica y acepta todo
  7. ¡Listo!

chrome-permisos

Con este proceso lo que habremos hecho es denegar la escritura en la carpeta de extensiones de Google Chrome a todos los usuarios, tanto locales como de dominio, tengan privilegios de administrador o no, por lo que una vez que vayamos a añadir una extensión nueva, veremos el siguiente error sin que la extensión se haya instalado:

error-extensiones-chrome

Por otro lado, si estamos interesados en que tampoco se puedan emplear las extensiones que previamente están instaladas, bastará con denegar también la lectura a la misma ruta, de esta forma nadie podrá acceder al directorio de extensiones ni para leer ni para escribir, logrando así que nuestro navegador no pueda hacer uso de estas mejoras que es común incorporar.

Como has podido ver, el truco es bastante sencillo, ya que en realidad lo único que debemos hacer es negar el permiso de escritura o escritura y lectura a un directorio y con esto ya habremos logrado impedir que se instalen o que se instalen y ejecuten las extensiones en nuestro navegador Google Chrome.

Archivado en Extensiones Chrome, Google Chrome, Windows 10
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion