¿Cuál es la diferencia entre un proceso y un servicio de Windows?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

usuario Frustrado

Dentro de la gestión de un sistema operativo como puede ser el de Microsoft, nos encontramos con diferentes áreas y aspectos que en más de una ocasión tenemos que trabajar con ellos para, por ejemplo, resolver ciertos problemas que estamos teniendo, y dos de ellos son los procesos y los servicios.

Es por ello que hoy vamos a tratar de explicar la diferencia entre ambos, aunque lo queremos hacer de una forma que cualquier usuario pueda entenderlo en vez de centrarnos en qué ocurre a nivel interno en el sistema operativo, vamos a verlo.

Proceso

Su descripción rápida sería que un proceso no es más que un programa o aplicación en ejecución, la cual se ejecuta en primer plano, podemos interactuar con ella, nos ofrece una funcionalidad que conocemos y la que en un momento dado podremos cerrar o terminar con ella.

Por lo general se ejecutan en primer plano y son aquellas con las que podemos interactuar, por ejemplo, Microsoft Office, Google Chrome, el Explorador de Windows, Cortana, Escritorio remoto, etc., aunque algunos de los procesos que están en constante ejecución en nuestro equipo son aplicaciones del propio sistema de Microsoft con las que no trabajaremos de forma directa, al menos de forma consciente, pero la definición que hemos indicado está muy cerca de ser la real.

Servicio

Su descripción rápida sería que un servicio no es más que programa o aplicación en ejecución en segundo plano, algo con lo que a nivel de usuarios no deberemos interacturar pero que es totalmente necesario para el funcionamiento del sistema, algo que está ahí trabajando pero que no percibimos.

A diferencia de los procesos, los servicios no se pueden cerrar o eliminar, lo único que podemos hacer es detenerlos o reiniciarlos, pero en ningún caso “matarlos”.

Por poner un ejemplo de servicios con los que cuenta Windows, los cuales están trabajando de forma constante en segundo plano y no somos conscientes de ello, podemos poner como ejemplo el cliente DNS, cliente DHCP el actualizador de zona horaria, el administrador de sesiones, servicio de archivos sin conexión, cola de impresión, servicios de escritorio remoto que permiten una conexión al equipo, etc.

Estos ejemplos que indicamos al final no son más que aplicaciones que pueden estar en ejecución o no, pero son aplicaciones destinadas al funcionamiento del sistema operativo y no al manejo de un usuario, por ejemplo, cuando nuestro sistema operativo detecta una conexión de red y tenemos la red configurada en modo automático, el equipo lanzará una solicitud de asignación de IP a través de la red hasta encontrar el servidor de DHCP que se la proporcione, pues bien, toda la tarea e intercambio de información lo está realizando el servicio de DHCP de Windows, que al final no será más que una aplicación que se ejecutará en un momento dado.

Conclusión

Siendo esta definición algo escasa, pero con el objetivo de que nuestros lectores puedan obtener más conocimientos sobre la diferencia entre ambos, podríamos decir que un proceso es una aplicación con la que podremos trabajar de forma consciente y sobre la que tendremos el control, mientras que un servicio es una aplicación con la que trabajará el propio sistema operativo y sobre la que no tenemos más control que únicamente detenerla o ponerla en ejecución, los procesos los percibimos y trabajamos con ellos a diario, mientras que los servicios están en la sombra trabajando para el correcto funcionamiento de Windows.

Esperamos que esta breve explicación que hemos podido ver hoy pueda ayudar a nuestros lectores a obtener más conocimientos en relación al funcionamiento interno de Windows.

Archivado en Aplicación, Servicio, Windows 10
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs