Optimizar arranque de Windows: Configurando msconfig

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Configuración del inicio de WindowsQue un equipo encienda rápidamente y sea ligero tras su inicio es la mejor sensación que puede tener un usuario, a menudo sobrecargamos el inicio del sistema de servicios y programas que son realmente innecesarios en ese momento. Del mismo modo que el sistema operativo Android te da la posibilidad de matar procesos del sistema que quedan inactivos, Windows permite detener estos servicios.

Un ejemplo de este caso sería el servicio iTunes Helper que se inicia automáticamente cuando iniciamos el sistema en el caso de que tengamos instalado el reproductor iTunes. Este proceso comienza al iniciar nuestro sistema y esta consumiendo recursos del sistema, por lo que si no lo estamos utilizando es conveniente detenerlo.

A continuación explicaremos como configurar el equipo para que estos procesos innecesarios al arranque del sistema no se lancen.

Conociendo la herramienta msconfig

El sistema Windows nos proporciona bastantes herramientas que por norma general desconocemos y que son muy útiles para optimizar nuestro equipo al máximo. Una de estas herramientas es la consola de Configuración de Sistema, que aparece al ejecutar el siguiente comando:

msconfig

Esta consola es muy fácil de manejar y consta de 5 pestañas denominadas: General, Arranque, Servicios, Inicio de Windows y Herramientas. A continuación vamos a explicar en que consiste cada pestaña y su función.

General

En la pestaña de configuración general tenemos las 3 opciones básicas del inicio del sistema y una breve descripción de las funcionalidades que cada tipo de inicio nos puede aportar.

  • La primera opción es el inicio normal, este modo de inicio cargaría todas las configuraciones de tu sistema y todos los controladores que tengamos actualmente en la configuración del equipo.

  • La segunda opción sería el inicio de diagnóstico, este modo de inicio comúnmente se conoce como modo seguro y lo que hace es iniciar el sistema con una configuración básica y utilizando los controladores genéricos que aportan una funcionalidad reducida pero el sistema se asegura que serán los que funcionen correctamente. Este modo se utiliza por lo general para solventar algún problema que tengamos con la configuración del equipo y que no permita solucionarse desde un inicio con todas las funcionalidades.

  • El tercer modo es un sistema de inicio selectivo, en el que nosotros seleccionamos las preferencias que estimemos oportunas, dando la posibilidad de combinar las tres opciones y así conseguir un inicio de sistema a nuestro gusto.

Desde mi experiencia recomiendo que en esta pestaña seleccionemos el inicio normal.

Arranque

Esta pestaña nos muestra los sistemas operativos instalados en nuestra máquina y da la posibilidad de seleccionar el tiempo de espera para elegir el sistema a iniciar, cuál va a ser nuestro sistema iniciado tras pasar el tiempo de espera, y otra multitud de opciones.

En las opciones de esta pestaña podemos observar la que yo considero la opción más interesante, “Sin arranque de GUI”, esta opción nos permite iniciar el sistema sin ejecutar la interfaz gráfica hasta que no sea imprescindible, por lo que nos ahorraríamos el logotipo de Windows y su pantalla de espera mientras está cargando el sistema, lo que aceleraría muchísimo el inicio.

Servicios

El contenido de esta pestaña es la serie de todos los servicios que tenemos en el sistema y su estado al inicio del sistema. Cada servicio puede encontrarse en un estado entre Detenido o Activo, esto quiere decir que cuando inicia el sistema, los servicios que estén marcados aquí con la opción Activo, se iniciarán con el sistema, mientras que los servicios que estén marcados con el estado Detenido no serán iniciados al encender el equipo.

La configuración en esta pestaña está enfocada a un usuario de un nivel medio-avanzado ya que debemos saber bien lo que tocamos ya que si detenemos algún servicio necesario, algunos programas podrían dejar de funcionar al inicio. Por lo que recomiendo que si no se tiene conocimiento de para que sirve un servicio, se deje en su estado por defecto.

Inicio de Windows

Esta pestaña es la más importante y la más fácil de optimizar, en ella encontramos todos los programas que se inician tras cargar el sistema operativo, y su funcionamiento es tan simple como desactivar el tic del recuadro que habilita el inicio del programa que no deseemos al inicio del sistema.

De esta forma estaremos evitando al sistema cargar un programa que consideramos innecesario al principio y que a su vez desactive los servicios que este programa iba a ejecutar, ahorrando la sobrecarga innecesaria que esto generaría en la memoria del sistema.

Herramientas

El uso de esta opción de configuración del sistema es demasiado sencilla, y es que esta pestaña nos muestra una lista de las herramientas del sistema junto a la breve descripción de lo que hace cada herramienta. Su funcionamiento es sumamente fácil, solo hay que seleccionar la herramienta que queremos ejecutar y desde el botón iniciar lanzar esta herramienta.


A través de la combinación de estas sencillas utilidades podremos optimizar mucho más el inicio de nuestro sistema adecuado a nuestras necesidades, de tal manera que consigamos una experiencia de uso mucho mejor y una velocidad de respuesta desde el inicio bastante superior a la que tendríamos si todos los servicios se iniciasen.

Archivado en Inicio sistema, MSConfig, Optimizar, Servicios
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (4)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion