Cómo reducir el consumo eléctrico de tu equipo

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Enchufe verde

En el día de ayer estuvimos explicando cómo calcular el consumo eléctrico de tu equipo, gracias a una genial aplicación que de forma muy sencilla nos aportaba los datos necesarios para saber qué cantidad de dinero nos está suponiendo tener nuestro equipo encendido.

Tras haber obtenido este dato e independientemente de si el gasto es mayor o menor de lo esperado, hoy queremos darte una serie de pautas o consejos que te permitirán reducir el consumo eléctrico de tu equipo.

Apaga tu equipo cuando no lo estés utilizando

Parece un consejo obvio, pero somos muchos -me incluyo en entre ellos- los que optamos por bloquear el equipo o bajar la tapa del portátil en vez de apagar el equipo, una vez hayamos terminado de hacer uso de él.

Recuerda que Windows 8 implementa un sistema de arrancado rápido, gracias a esto el inicio de Windows durará apenas unos segundos, por lo que ya no hay excusa para no apagar el equipo cada vez que no estemos haciendo uso de él.

Aplica las políticas energéticas apropiadas

Dentro de Panel de control de tu equipo, en el área de Energía dispones de diferentes políticas energéticas estándar que puedes aplicar simplemente seleccionándolas.

Es posible que no necesites en tu día a día trabajar a máximo rendimiento, con el mayor brillo de pantalla posible y sin dejar que el equipo atenúe la pantalla ni un solo segundo, por lo que lo más sensato es ajustar el uso que haces de tu equipo a una política energética apropiada.

Opciones de energia

Si no encuentras una que te termine de convencer, siempre puedes crear tu propia política de forma sencilla y a tu gusto.

Controla los periféricos, ellos también consumen

No solo debemos controlar el consumo de nuestro equipo, también el de los periféricos, como por ejemplo la impresora.

No tiene sentido tener nuestra impresora siempre encendida, conectada y totalmente disponible si la estamos utilizando una vez al mes o incluso menos, tampoco tiene sentido tener conectada la cámara web si apenas hacemos uso de ella, etc.

Lo recomendable es tener todos los periféricos desconectados e ir conectándolos en función de las necesidades puntuales y diarias.

Desactiva, si es posible, algunos núcleos del microprocesador

BIOS

Hoy en día nuestros equipos cuentan con más de un núcleo de procesado, de hecho lo habitual a día de hoy es contar con 4 u 8 núcleos de procesado, algo que muchas veces es imprescindible pero que muchas otras podemos prescindir de ellas.

Es posible que nuestro equipo esté preparado para ello y ya esté desactivando los núcleos cuando no se usan, pero para asegurarte de esta situación, puedes acceder a la BIOS de tu equipo y desde ahí desactivar aquellos que consideres prescindibles.

Como siempre que hacemos referencia a configuraciones de la BIOS, antes de modificar ningún parámetro, asegúrate que tienes claro qué estás haciendo y qué repercusiones puede tener.

Revisa la antigüedad de tu hardware

Con el paso de los años, los dispositivos electrónicos cada vez son más eficientes y consumen menos, es por eso que renovar tu monitor o CPU no solo te hará ganar en comodidad y potencia, sino que también se traducirá en una amortización en la factura eléctrica.

Revisa la antigüedad de tu hardware, ya que si este supera la decena de años, va siendo hora de pensar en su renovación, aún siendo funcional y sin sufrir averías.

¿Qué te han parecido los consejos? ¿Estás aplicando alguno? ¿Crees que notarás un ahorro en la factura de la luz?

Archivado en Ahorro energía, Consejos, Consumo
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion