¿Tener muchas aplicaciones instaladas en nuestro Windows 10 afecta al rendimiento?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Software_700x500

Una duda recurrente entre los usuarios de equipos informáticos es saber si tener gran cantidad de software instalado en el sistema operativo puede afectar al rendimiento, de hecho, en mi vida laboral puedo ver que cuando un usuario se queja del rendimiento del equipo suele ofrecerse a desinstalar aquel software que ya no usa o que lo usa de forma puntual.

Pues bien, hoy queremos dar algo de luz a este asunto y ver en qué situaciones sí puede afectar y en que situaciones no estará afectando el hecho de contar con gran cantidad de software en nuestro Windows 10.

Sí puede ser un problema de rendimiento

Sí puede ser un problema de rendimiento, si el software que tenemos instalado responde a las siguientes características:

  • Aplicaciones que se inicien al arrancar Windows, ya que el tiempo de respuesta inicial del sistema será superior
  • Aplicaciones que ocupen un espacio enorme en disco, siempre y cuando tengamos un tamaño de listo limitado y la ocupación del mismo sea alta
  • Aplicaciones que tengan que trabajar constantemente en segundo plano, actualizando información, contactando con un servidor o similar
  • Aplicaciones que instalen complemenos de Office, por lo que al abrir Office, estos se tendrán que cargar y el rendimiento se verá afectado.

Dentro de este catalogo de software que sí puede afectarnos, podemos encontrar, como ejemplo, las siguientes aplicaciones:

Java, Adobe reader, Flash player u otro software que se actualiza de forma constante Skype, aplicaciones de mensajería, OneNote, Evernote o similares que están en constante ejecución Impresoras PDF, TeamViewer o similares que añadan un plugin a nuestro Office Antivirus de todo tipo Etc.

No debería ser un problema de rendimiento

No debería ser un problema de rendimiento aquellas aplicaciones que una vez instaladas apenas interactuan con el sistema hasta que decidimos abrirlas y trabajar con ellas, por ejemplo:

Aplicaciones de edición multimedia, fotos, videos, etc., que solo comienzan a trabajar cuando se lo pedimos. Reproductores de vídeo, música, y similares. Software de descarga tipo BitTorrent o similares Navegadores como Chrome, Firefox, Opera, etc. Aplicaciones de eliminación de malware a demanda, siempre que no realicen un análisis en tiempo real. Etc.

Obviamente, este catalogo de aplicaciones no afectará siempre y cuando no traten de actualizarse de forma constante.

Las aplicaciones que mencionamos en este apartado, si no deben actualizarse de forma constante o si hemos optado por desactivar esa opción, en principio lo único que harán será ocupar espacio en disco duro pero no consumirá recursos hasta que decidamos arrancarlas, por lo que no debería ser un problema de rendimiento el tenerlas instaladas sin usar.

Conclusiones

Como podéis ver, existen multitud de aplicaciones que pueden ser causa de problemas, pero no todas lo serán, por lo que para determinar si estas pueden ser o no el problema de rendimiento en nuestro equipo, lo primero es saber qué hacen, como funcionan, si se actualizan solas, si se ejecutan al iniciar Windows, etc.

Con esto, esperamos haber arrojado algo de luz a este asunto tan recurrente y que tantas dudas genera en los usuarios.

Archivado en Aplicaciones, Software, Windows 10
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs